domingo, 16 de diciembre de 2007

Mate amargo en el Pehoé

Mamita, mirá qué transparente!! La prueba irrefutable de la claridad del agua es esa sonrisa, mi negra... es todo lo que necesito para andar! Aquí dejo esa mochila con cola de hormiga que me hunde las clavículas. De acá en adelante, sólo cargo con mi alegría. De acuerdo, venga! Tu alegría también entraaaa!

2 comentarios:

Alelé dijo...

Beti, nueva amiga! Que en este viaje cargues solamente alegrías, la que llevas siempre y muchas mas. Que vuelvas a maravillarte de la transparncia del pehoé y descubras nuevos rincones sorprendentes. Te voy a extrañar en el próximo viaje, nena. (Igual obvio que voy a volver al muellecito a jugar un rato) Muchos besos y buen viaje!

Betiola dijo...

jaja, yo también te voy a extrañar!!! Mil gracias por todo, nos seguiremos cruzando en el camino!!